fbpx

Mentalidad de crecimiento

Por James Dixey

Hacer algo por primera vez puede ser emocionante y aterrador al mismo tiempo.

Aunque es una oportunidad para aprender, crecer y desarrollar nuevas habilidades, a menudo viene acompañado de desafíos y obstáculos inesperados que pueden hacernos sentir incómodos y vulnerables.

Recuerdo cuando comencé mi carrera como entrenador ejecutivo hace unos ocho años y di uno de mis primeros cursos a un grupo de empleados de una empresa multinacional. En ese momento, todavía daba clases de inglés de negocios en empresas, así que me sentía cómodo trabajando en entornos corporativos, pero esto se sentía como un nuevo paso en mi carrera y estaba ansioso por aprovechar las oportunidades que se me presentaban. Eso trajo consigo una sensación de anticipación, pero también una buena dosis de nerviosismo.

Pasé semanas preparándome, familiarizándome con los materiales y las actividades que me habían dado. Leí libros y artículos y vi videos sobre los temas a tratar. A medida que se acercaba el día del curso, me sentía listo; sabía el orden de las diapositivas, lo que quería decir, las actividades que estaban planeadas y el tiempo para cada una.

Sin embargo, al entrar en la sesión, sentí un nudo en el estómago y mi corazón latía bastante rápido. Me preparé y los participantes entraron en la habitación. Mirando sus caras y reacciones mientras los saludaba, sentí que realmente no querían estar allí en una mañana de lunes. Me puse más nervioso.

Comencé la sesión, tropezando con mi introducción y el esquema del curso. Es una sensación horrible cuando te das cuenta de que estás luchando por encontrar palabras y comienzas a imaginar lo que los participantes deben estar pensando sobre ti.

También era un público difícil. Cada vez que hacía una pregunta, nadie daba muchas respuestas, y cuando lo hacían, eran respuestas que no había anticipado. Luché hasta el final. La mayoría de los participantes dieron un educado «Gracias» y salieron rápidamente de la habitación.

Mientras regresaba a casa, reproduje momentos de la sesión una y otra vez, mi confianza por los suelos. Tal vez este tipo de trabajo no era para mí. Me tomó unos días, pero luego recordé uno de los libros que había leído mientras me preparaba para la sesión de entrenamiento. Era «Mindset, la actitud del éxito» de Carol Dweck, que enfatiza la importancia de tener una mentalidad de crecimiento y aprender de los errores y fracasos.

Era hora de poner en práctica el consejo de ese libro, y la forma de hacerlo era reflexionar, seguir leyendo, seguir aprendiendo, seguir trabajando y, igual de importante, seguir adelante y seguir intentándolo. En el próximo curso que di, escribí las palabras «mentalidad de crecimiento» en un Post-It y la mantuve en mi teclado. De ninguna manera fue la sesión perfecta, pero fue mucho mejor que la anterior.

Ha habido muchos cursos desde entonces, y después de cada uno, reflexiono sobre lo que podría haber hecho mejor. Por supuesto, siempre hay algo que aprender, algo que hacer de manera diferente la próxima vez, un ajuste que hacer, pero amo lo que hago y estoy muy contento de haber perseverado y haber llegado a donde estoy ahora, como Director de Aprendizaje en Tide Changer Consulting, donde diseño y brindo cursos de capacitación interactivos a personas de todo el mundo.

El mensaje que quiero dar al contar esta historia es que, ya sea que se trate de comenzar en un nuevo trabajo, salir a estudiar en una de las mejores universidades del mundo o enfrentar cualquier otro desafío en la vida, es nuestra mentalidad la que marca la diferencia. Si aceptamos que cuando las cosas no salen según lo planeado, es una oportunidad para crecer en lugar verlo como un fracaso, tenemos el poder de alcanzar nuestros sueños.

James ha trabajado en México, China, Alemania y Perú. Es experto en capacitación corporativa, coaching y evaluación ejecutiva. Habla inglés, español y alemán con fluidez, aportando un toque verdaderamente internacional al equipo de Tide Changer Consulting. Fuera del trabajo, le encanta viajar, el buceo y los deportes.

Si quieres ser parte de los mejores en el mundo de los negocios, necesitas tener una educación de élite. ¡Regístrate ahora para nuestro seminario gratuito y aprende cómo puedes obtener tu admisión en las mejores universidades del mundo!

Suscríbete a nuestro newsletter

¿Estás listo para acelerar tu carrera?